DE FRENTE, A LO QUE VENGA.


Estoy empezando a creer que mi vida funciona exclusivamente en ciclos y hay dos posibilidades, o los ciclos son muy cortos o el tiempo pasa más rápido a medida que uno crece. Es de manual. Uno empieza despacito, va avanzando paso a paso, cobra entusiasmo, le encuentro la vuelta, todo va tomando forma y cuando pienso que le estoy agarrando el ritmo a las cosas... se acerca la fecha de parto y es momento de bajar un cambio. 

Desde el instante que supe que estaba embarazada, una parte de mi se la pasa pensando: tengo que hacer esto, esto otro y aquello en los próximos meses y lograr esto y esto otro antes de que el ritmo de mi vida cambie de nuevo con la llegada de otro bebe... y saben qué? ya estamos a 2 meses de la fecha de parto, hice menos de la mitad de los proyectos que tenía en mente y el entusiasmo por emprender cosas sigue intacto. Es que esta vez realmente siento que las cosas van a ir cayendo cada una en su lugar... y con esto me refiero a que la vida profesional a la que aspiro va a encontrar su lugar en casa y en esta familia. De a poco, sin pausa y sin prisa.

Mirando sobre el hombro, esos pensamientos de ansiosa quedaron, por suerte, sólo en pensamientos...
y creo que, al final, a veces me la complico más pensando cosas que probablemente nunca pasen...

Y eso que hasta el momento, mi vida es un testimonio de cosas impensadas. Así que aquí vamos... de frente a lo que venga, que seguro es bueno.

Buena semana amigos, me encanta verlos por acá.

Cheers!

Agus